Mujeres soñadas

Clementine Kruczynski

Habrán notado que he estado ausente. Se sorprenderían de mi capacidad para ausentarme, para ensimismarme en medio de una fiesta o una manifestación. Me pasa desde pequeño.

De algunas cosas sí me he enterado en este tiempo. Sé que una violenta epidemia de ébola está diezmando a los militantes y simpatizantes de Hamas y el Estado Islámico, sin que los científicos hayan conseguido explicar hasta ahora por qué el virus sólo les afecta a ellos. También he sabido que Putin y Netanyahu han salido -otra vez- a por tabaco, dejándose la llave del gas abierta. Qué peligro. Sigue leyendo