Me han gustado los cuentos que me has dejado leer, más que ninguno el del gigante de los guantes blancos que le estaban grandes. Bragas de algodón de Selene, supongo que los gustos no han cambiado. Con ellas -ojalá que blancas, me apetecen- estarás durmiendo ahora, bocabajo a lo mejor, con la melena derramada en la almohada y las tetas colocadas para que no estorben. ¿Te he dicho que te quiero? No, no te quiero, avestruz presumida. Te las bajaré tan despacio y con tanto cuidado como el delfín se sentó a la mesa, y no despertarás, o sí, a lo mejor un poco, pero te dejarás hacer sin protestar nada de nada. La fragancia de tu piel y los primeros besos en las nalgas serán sólo para mí, pero cuando empiece a lamerlas ya sentirás que también es un poco para ti, así que dejarás que te separe los muslos con las manos y tú misma abrirás las piernas, o sólo una, la izquierda, la dejarás doblada sobre la cama para regalarle tu sexo a mi lengua como el capitán le regaló los zapatos sin tacones a la sirena de los ojos rosas. Lo disfrutaré un rato todavía sin pensar mucho en ti, sin tenerte en cuenta, pero acabarás por disculpar primero y agradecer después el sueño interrumpido, tanto que te darás la vuelta y entonces sí, entonces será todo para ti, hasta que te corras jadeando tan fuerte como la liebre tímida mientras huye del lobo que estaba loco de amor por ella, apoyada sólo en los hombros y en los pies, con las bragas blancas a medio muslo, los pezones erectos y el pelo tan revuelto como el de la muñeca de trapo que no sabía decir buenas noches. A mí me gustan tus cuentos y a mi polla le gustas tú, eso lo sabes y tienes que invitarla a la fiesta del mar de las mariposas flacas, no puedes negárselo, te está mirando atenta y contenta y ha sido muy paciente, ha esperado a que tú terminaras, no puedes dormirte ni subirte las bragas, al revés, tienes que dejar que te las quite del todo, tienes que permitirle que disfrute un poco de tu coño grande recién exprimido, que juegue con él, que resbale primero aprovechando el zumo de escritora perezosa, pequeños empujoncitos con el mimo y la prudencia de la abuela jirafa con gafas, y tienes que dejar que juegue contigo entera porque ya la quieres dentro pero no, todavía quiere frotarse más y te condena a un tormento de siglos bisiestos apenas suavizado por mi lengua endulzada en tus propios jugos dentro de tu boca, pruébalos que están ricos. Y mis manos recorriendo tus muslos duros, apretándolos fuerte para que no se me escapen como se le escapaban al gato triste los peces de latón desconchado. Métemela, me dices antes de lamerme el cuello y los labios, anticipando mentalmente ese montón de sensaciones de la niña fea que iba a ser la reina del mundo. Y yo entonces te devuelvo el susurro en un oído y te digo que no, que todavía no, que sólo cuando termines el último relato. Y continuaré hablándote en la otra oreja, la del aro, mordiéndola despacio como el gigante sin guantes se comía la sandía azul. No, todavía no, lo que tienes no basta, así que abre la ventana y aprovecha la brisa océanica para refrescar los calores de tu cuerpo blanco. Tengo que irme para dejarte descansar, tienes cosas que atender por la mañana. Prométeme sin cruzar los dedos que no te vas a masturbar cuando me veas salir de la habitación, tienes que dormir y levantarte fresca y repasar el diálogo entre el cohete y la luna, porque yo creo que los niños no van a entenderlo.

Anuncios

22 comentarios en “Gotitas doradas de miel

  1. uff!!! jajajaja joer…estas cosas se avisan, no se puede leer algo así a las 8,51 h AM, jajajajajaja

    Muy bien escrito, magnífico!! si haces todo igual…pues eso jajajaja

    Me encanta la cancion del barquito jajaja me la sé de memoria, es de mis favoritas.

    Besitos Albert.

    1. Qué sugerente cuando apenas ha salido el sol….Me ha sorprendido que la letra de esta canción sea de Enrique Búnburyyyyy. Sigue así, Albert, me haces vibrar desde primera hora de la mañana….incluso recién llegada a la oficina…jejjeje

  2. Lunerita bonita ….gracias?? por??? ahhhhh eres tu la mujer desnuda boca abajo con la melena alborotada que se coloca las tetas para que no la molesten? jajajajaja mejor no me lo digas…si eres ella, debes escribir muy bien los cuentos porque te lo agradecen de PM jajajajaja

    Besitos

  3. Invisibla, no sabía que te gustaban tanto los cuentos para niños 🙂 Vale, la próxima vez te aviso. A mí también me gusta mucho la canción. Muchas gracias, guapa.

    Lunera, de nada. No contestes a la pregunta de Invisibla, que todo lo quiere saber. Besos castos.

    Pan, qué horas de llegar al curro son esas? Jeje. Cuidadín con el coche pacá y pallá, que tú estás en modo vibración constante. Gracias guapísima, mil besos. Ah, y la canción no es de Bunbury, él se limitó a hacer una versión más; no sé si eres fan o antifan, pero tienes que reconocer que la sencillez no es lo suyo. La canción es nada menos que de 1936, compuesta e interpretada por un tal Francisco Gabilondo, un mexicano que dedicó su vida a eso, a escribir canciones para niños.

  4. gracias por la delicadeza, gracias por la magia, gracias por el egoismo osceno de tu polla, gracias por las hadas, gracias por las bragas de algodon blanco y el coño grande, gracias por las palabras… y un beso, nada nada casto.

  5. Invi.. esa canción.. suena en una cinta de video que tengo guardada por ahí, un reportaje de Canal Sur de hace años sobre uno de los mejores centros de estimulación precoz del pais. El fisio, lleva a un niño con su gorrito y sus protecciones..despacito por el agua, mientras canta bajito a su oido.. “navegar sin temor…” El fisio, todo un bollicao, se llamaba Alberto..el niño.. tiene los ojos azules más bonitos y limpios que puedas ver jamás..

    El beso pa ti.. por supuesto que es casto…

  6. Prometo ponerme menos mechas el próximo día que vaya a la Pelu.
    No me ha quedado claro algo, pero no pienso preguntar jajaja
    Muchos besitos Lunera
    P.D.: a Albert no le doy mas besos, que es la hora de la siesta y a lo mejor tiene la boca ocupada jajaja

  7. aguelo…no te quedes tanto rato al sol.. ar favó.. y esto.. ejem.. dile al chiquillo este que escribe.. que soy feita… yo no puedo, aysss ahora no puedo…

  8. Coño, Invisibla, pues hoy también es la hora de la siesta. Yo tengo la boca libre, pero ahora me da no sé qué darte un beso, no vaya a ser que quien la tenga ocupada seas tú 🙂 Venga, me arriesgo: un beso chiquitín en la frente.

    Marpart, es lo que pasa, hemos perdido la inocencia, ya no entendemos los cuentos infantiles. Saludos.

    Lunera, que te he visto en una foto y te leo y soy un chiquillo espabilao, que a mí no me engañas. Besos.

  9. Hola:

    “Derretir miel :

    Calentamos el tarro de la miel al baño maría a 65º C. De esta forma la miel se derretirá y no se volverá a cristalizar.” Canal Cocina dixit.

    Después de leer el texto, dudo mucho que sea necesario el baño maría ese. Entre las temperaturas propias del mes de agosto y el “plus” añadido del texto, me da la sensación que la temperatura subjetiva de los lectores del texto superara por mucho esos 65ºC.

    A contracorriente, Albert. Mientras las webs, periódicos y otros medios, se llenan de “artículos refrescantes”, vas tu y publicas un trocito de núcleo solar. No se yo si esto es lo más adecuado al volver de vacaciones, te hace olvidarlas.

    Un saludo:

    Sanan.ex

  10. Bueno sí, el texto es más o menos eso, una receta, la mía particular. La aconsejo, sale sabrosa. A ver si me llaman del Canal de Cocina ese y me ofrecen un espacio, en plan Arguiñano. Con lo de las temperaturas de agosto me has tocado la moral: no creo que tengas valor para decir que este está siendo tórrido: en un verano que no ha llegado ni a a primavera, ha habido una semanita escasa de calor y la gente, a esas temperaturas normales, le ha llamado “ola de calor”. Había que subir la temperatura como fuese, porque cada vez somos más europeos (para mal). También me ofrezco, por cierto, para currar en el canal meteorológico, que seguro que alguno hay. Saludos.

  11. tienes razón.. lo que nos hemos reido con los “hombres del tiempo”, asustaitos porque “casi” llegabamos a los 40º..

    en fin.. a mi personalmente, me pasa un poco lo que al feo del bombin.. alguien me ha robao un mes.. o dos…

  12. Hola:

    Un alienígena recién aterrizado podría creer, a la vista de los mensajes del hilo, que los humanos hispanos sufrían un agosto helador (y digo “sufrían” ya que, por lo que leo, tal mes ha sido “guindado por la face”).

    Visto lo visto, debería considerar el texto como un “servicio publico”. Un intento, más que conseguido, de subir las temperaturas por medios artificiales a los niveles normales de la época del año. Por suerte, supongo, tienes pocos lectores de los Círculos Polares y la Tierra no corre el riesgo de sufrir un deshielo repentino y catastrófico (si no es por los armadillos canadienses es por la miel, en fin, que la Humanidad siempre esta en el filo de la navaja).

    En cuanto a tu explicita petición de trabajo, solo puedo darte una pista: en cierto canal, Interlococomia o algo así, están buscando desesperadamente “comerciales de hucha a comisión”. Yo creo que si presentas el currículum, junto con algún ejemplo de tu trabajo, como el texto que inicio este hilo, el puesto es tuyo.

    Un saludo:

    Sanan.ex

  13. Lunera, me alegro de no ser el único que se acuerda de lo que es un verano normal. Y es que, aprovechando también al feo del bombín, yo me pongo cursi y digo que el verano se guarda en el mismo cajón que el corazón. Y dentro de nada, a hibernar. Yo no me río del hombre del tiempo, yo le insulto directamente cuando anuncia nubes y bajada de las temperaturas. Hombre mira, todo esto me ha dado una idea para la canción del viernes. Besos castísimos.

    Sanan, sé que no te lo vas a creer pero tengo un visitante habitual de Groenlandia. Como te lo cuento. Joder, eso de echarme a mí la culpa del futuro de la humanidad es duro eh; intentaré llevarlo con dignidad. Trabajar en Interlobotomía TV me resultaría imposible: no suelo acudir borracho al trabajo, y por lo que he tenido ocasión de comprobar allí es requisito imprescindible. Saludos.

  14. La miel se derrite mejor con palabras dulces, eso sí que lo sé yo. Atormentadores del sexo, absténgase de intentar susurrarme nada dulcemente, a mí no me gusta que me hagan esperar.

    Magnífico, Chico Guapo.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s