¿Sigues enamorado de esa mujer, a que sí? Los labios de Rosa reposaban sobre mi vientre, tan cerca de mi ombligo que parecían hablar directamente con él. Di una calada al cigarrito de marihuana que ella misma fabricó minutos antes; nunca había visto a nadie liarlos con tal pericia y velocidad. ¿De cuál? De la que acaba de llamarte al móvil, de esa que se ha casado. No recordaba haberle hablado de ninguna mujer, pero se adelantó a mi pregunta añadiendo de inmediato: leo tu blog, nene. Las yemas de sus dedos pequeños se entretenían mimando el  interior de mis muslos. Aunque no sé si todo lo que cuentas ahí es verdad; ¿me dejarás escuchar alguna de tus cintas? Le pasé el cigarro. Solo me ha llamado para darme recuerdos de dos chicas que conocimos hace tiempo. Fumaba y me escuchaba en silencio mientras seguía acariciándome. En Marruecos, hace años; acaba de volver de Marrakech, las ha visto de nuevo por casualidad y le han mandado saludos para mí. Rosa tiene el pelo liso, solo un poco más largo que el mío, un aro de acero en la mitad de su oreja izquierda y cinco pendientes de plata alineados en la derecha. ¿Ha pasado su luna de miel en un sitio en el que estuvo contigo? Una bolita de oro en su labio inferior y otra un poco más grande, de titanio, en la lengua. No lo sé, no le he preguntado qué hacía allí, ella viaja mucho.

Me excita la boca de Rosa. El labio superior es una gaviota preñada en pleno vuelo que cuando calla reposa satisfecha sobre el nido mullido y confortable de abajo. Tienes la boca más bonita que he visto nunca. Boca de chupapollas, lo sé, dijo riendo; puedes decírmelo directamente si quieres, no me importa. Le acaricié el aro de la oreja. Suelta el cigarro y dame un beso, anda. La esperé y se abrió paso entre mis labios con su lengua de hembra fiel. Los besos de Rosa son sólidos, firmes, resueltos, tan sinceros que abruman un poco. Rosa besa con todo el cuerpo, gimiendo siempre levemente, sin prisa y sin pausa. Hace dos semanas que dejo a la gaviota alimentarse de mí mientras me arrullo en el nido o me recreo entre el oro y el titanio. Ha comprado una botella de bourbon caro, para que estés a gusto cuando vengas. Si trabaja se quita los piercings, pero hace meses que no encuentra empleo. Ha vendido el coche, lo ha sustituido por una moto pequeña y está pensando en marcharse a Inglaterra, allí todavía contratan a alguna enfermera y además tiene un medio novio en Londres. No, es un amigo, lo he conocido por internet. Como a ti, dice mientras me agarra la polla sin dejar de besarme. Y tú ¿tú no tienes novia? Esa chica que está malita.

Vi a Susi por última vez un par de semanas atrás, en casa de Tinín. Me presenté sin avisar para ver el fútbol con él y la encontré allí, ayudándole a hacer la cena. No necesita la muleta, apenas cojea un poquito ya; me alegré mucho, la abracé para felicitarla por la mejoría. Gracias guapo, me dijo con una sonrisa tímida. Me quedé sentado en el sofá viendo el final de la primera parte mientras ellos trajinaban en la cocina. Albert, no viniste a la boda, cabrón, me dijo Tinín desde allí. Ya te advertí que no iría. Ya hombre, pero lo pasamos como Dios, se te echó de menos. Susi me trajo una cerveza y me invitó a quedarme a cenar. ¿Tú también fuiste? le pregunté antes de que regresara a la cocina. Contestó con una mueca entre la sorpresa y la burla. ¿Yo? ¿Tú crees que a mí Mónica me va a invitar a su boda? Me acarició el pelo y dejó el aperitivo sobre la mesa antes de regresar a los fogones. Tinín salía de la cocina con una servilleta entre las manos y la besó en los labios cuando se cruzaron. Se sentó a mi lado mirando el partido. ¿Cómo van?

¿Te quedaste a cenar? Rosa arrugó un poco la nariz cuando el trago de bourbon le raspó la garganta. No, no me quedé, vine aquí a ayudarte con la canción. No me jodas, dijo pellizcándome con fuerza un pezón; ¿viniste a follarme para consolarte porque tu chica se ha liado con tu amigo? Exactamente, contesté tirando del aro de acero incrustado en su pezón izquierdo; no vamos a hacernos daño ¿verdad? Dudó un instante, divertida, y después de retorcer el mío con todas sus fuerzas lo liberó para lamerlo despacio. Lo abandonó súbitamente y me miró con sus ojos tristes, que estaban alegres. Dime una cosa ¿has estado con alguna de las chicas que escriben en tu blog, o yo soy la primera? Le sostuve la mirada y le acaricié los labios con un dedo. He conocido a una, pero todavía no me la he follado. Sus labios de chupapollas dibujaron una sonrisa traviesa. Pues yo sí me he tirado ya a más de uno de mis lectores. Rosa abrió hace años un blog en el que cuelga sus poemas y sus relatos. Pero eso es porque tú eres un poco puta. Mi coño lo disfruta, replicó sonriendo mientras buscaba mi boca.

Me apetece una fácil y bonita, una que podamos cantar los dos, con voces de chico y chica, me dijo mientras cogía la guitarra; despejé su mesilla de noche improvisada y la usé como caja de ritmos para acompañarla en la percusión. Ayer le llevé un clavel nuevo de invernadero y un jarroncito de barro. Me gusta escuchar a Rosa cantar; tiene una voz seductora, ahora se esfuerza conscientemente en cada estrofa por bajar el tono y no aparta un instante sus ojos de los míos hasta que acaba la canción. Cold water surrounds me now. Eres muy guapa, enfermerita. Auxiliar, me corrige ella siempre. Sí, auxiliar. Qué cierto.

Anuncios

20 comentarios en “Agua caliente

  1. Vaya!!!! Jajajaja os estáis haciendo muy amigos, la de la caja mesilla y tu.
    Y quien no ha utilizado a alguien alguna vez para curarse una pena? Ya se te pasará…

    Muchos besitos Albert 🙂 Me gusta leerte 😉

  2. Invisibla sí, estamos intimando mucho 🙂 Nos utilizamos mutuamente, supongo. Muchas gracias guapa. A mí me gusta que me leas.

    Muy cierto, Tesa. Bocas como imanes. Bocas de las que uno se alimentaría media vida. Un beso.

  3. hay que joderse, qué misterio habrá.., lo superaras pero no lo olvidaras en tu puta vida , majo.

    oye, yo tengo una curiosidad, esa bolita en la lengua qué sensación da cuando te comen la polla?
    curiosidad que tiene uno, tal vez como excusa para no pensar en lo que no puede quitarse de la cabeza.

    ando atento a la respuesta, saludos y abrazos.

  4. Chof, muchas gracias y muchos besos.

    Sí, Aporiaox, aquí sigo. Gracias por seguir tú también.

    Marpart, sobre la curiosidad, siento desilusionarte: nada especial; especialmente bueno, quiero decir, más allá de la pizquita de morbo. Al menos en mi caso, pero supongo que cada quien es un mundo. Espero que te equivoques, respecto a mí y respecto a ti mismo: seguro que tarde o temprano todo acaba yéndose de la cabeza. Un abrazo fuerte.

    1. No se va amigo, aprende uno a vivir con ello, como con una cojera, un ojo al pairo o una chepa.
      Si no fuera así pienso que entonces no hubiese valido la pena haberlo vivido.

      Ponganos la penultima…….abrazos

  5. Quiero aclararte que tal vez mis intervenciones aqui parezcan de alguna manera que te ataco, eso al menos es lo que una voz en off me ha comentado.
    Nada más lejos de la realidad, simplemente soy así de tocahuevos y borde en ocasiones, con un sentido del humor digamos que extraño pero para nada con un trasfondo chungo.

    Espero que así lo leas, abrazos.

  6. A ver,comento, que ayer no me dio tiempo.
    Me encanta que te acordases de llevar un clavel para sustituir al marchito de la otra vez. La botella vacía a modo de jarrón me parecia un detalle cutre-guay, más que el jarroncito.
    Rosa me gusta más que la última vez y tu manera de describirla ahora, incluso parece que canta mejor.
    Seguir enamorado de alguien por los siglos de los siglos puede parecer de gilipollas, pero, bueno, a mí me parece bonito, incluso puede que familiar. (le estaba dando muchas vueltas a esta idea y no me gusta ninguna de ellas, así que lo dejo así)
    Muchos besos

  7. Hola :

    Me llamo Roxana Quinteros soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

    Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a roxana.quinteros@hotmail.com
    Roxana Quinteros

  8. Hola:

    Me llamo Baso Mirinda, yo no tengo ninguna web ,ni ningun blog, pero después de leer lo bien que se lo pasan los que si tienen, me dan ganas de abrirme uno! juasssssssss.

    Un beso, Albert…, Sigue triunfando!!

  9. Bonito, íntimo, alegre y un poco triste. Todo eso y mucho más. Es curioso lo complicado que resulta estar a veces con alguien a quien sí quieres, con esos silencios pesados, y lo fácil que se desenvuelven dos personas que hacen que no se importan el uno al otro… tengo que pensar en ello.

    Un beso Chico Guapo

  10. Marpart, sí, con eso que dije de que tarde o temprano las cosas se van de la cabeza pretendía decir en realidad lo que tú has expresado mucho mejor: si no se olvida, se supera de ese modo, aprendiendo a convivir con ello. Supongo que conseguirlo es un signo de madurez, y que por tanto no está al alcance de todo el mundo. En cuanto a esa voz en off que te dice cosas, yo al menos en este asunto no le haría ni puñetero caso: la aclaración que haces es completamente innecesaria. A mí me gusta tener tus comentarios aquí, y jamás he detectado ningún trasfondo chungo, por usar tus palabras. Te aseguro que, de ser así, ya te lo habría hecho saber. Pero es que además, dicho sea de paso, yo no aspiro a que todo el que entra aquí se dedique a echarme flores. Por otra parte, te repito aquí lo que ya te he dicho allí: me ha impresionado de verdad lo que has escrito. Un abrazo, compañero.

    Chof, también a mí Rosa me gusta cada vez más. Hemos llegado a un feliz acuerdo tácito: ella me invita a bourbon y yo le llevo claveles. Lo de seguir enamorado por los siglos de los siglos, que yo recuerde, sólo le pasó a Drácula: “he cruzado océanos de tiempo hasta encontrarte”, le dijo a Mina. Y sí, es gilipollas y bonito a la vez, como tantas otras cosas. Gracias, guapa. Besos.

    Hola, Roxana Quinteros. Para saber sí estoy o no de acuerdo, antes tendría que saber qué sitio web es ese. Y no lo dices. Saludos.

    Sra. Mirinda, ábrase, ábrase usted todo lo que quiera y pueda 🙂 Gracias, muchos besos.

    Jajajaja, Invisibla. Mira que te gusta pinchar 🙂

  11. Jonita, me alegro de verte por aquí. Publicaste tu comentario mientras yo redactaba el mío anterior. No me parece que haya mucho que pensar: lo que importa, pesa, en un sentido o en otro, y lo que no importa resulta liviano, también en los dos sentidos. Hasta que empieza a importar, supongo. Gracias por lo que dices, guapa. Besos.

  12. No sólo Drácula, Albert
    Polvo enamorado
    (Luis Eduardo Aute)

    No le temo a la vida ni a la muerte
    cuando siento en mi pecho palpitar tu corazón,
    no hay poder en el mundo que consiga
    doblegarme por la fuerza a su razón
    cuando eres tierra,
    cuando soy agua.

    No hay misterio que oculte su secreto
    cuando siento en tu cuerpo que el principio es el final,
    que la vida es el sueño que me acuna
    Por tu vientre más allá del bien y el mal
    cuando eres tierra,
    cuando soy agua.

    Y si al fin no somos mas que polvo,
    seamos polvo, seamos polvo nada más…
    mas polvo enamorado.

    No hay becerros de oro suficientes,
    ni perfumes de incienso ni coronas de laurel
    que consigan sembrarme ni la duda
    de alejarme un sólo instante de tu piel
    cuando eres tierra,
    cuando soy agua.

    No me importa instalarme en la locura,
    ese infierno divino donde Dios y Lucifer
    inventaron al ángel y al demonio
    que conviven en tu cuerpo de mujer
    cuando eres tierra,
    cuando soy agua.

    (sigue)

  13. “Amor constante más allá de la muerte”

    Cerrar podrá mis ojos la postrera
    Sombra que me llevare el blanco día,
    Y podrá desatar esta alma mía
    Hora a su afán ansioso lisonjera;

    Mas no, de esotra parte, en la ribera,
    Dejará la memoria, en donde ardía:
    Nadar sabe mi llama el agua fría,
    Y perder el respeto a ley severa.

    Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
    Venas que humor a tanto fuego han dado,
    Medulas que han gloriosamente ardido:

    Su cuerpo dejará no su cuidado;
    Serán ceniza, mas tendrá sentido;
    Polvo serán, mas polvo enamorado.

    FRANCISCO DE QUEVEDO (1580-1645)

  14. Vaya, vaya, vaya….

    Lo primero: ¡Felicidades!. Llevarle de regalo un clavel de invernadero a una chica que se llama Rosa denota una rara originalidad refrescante… jaja.

    ¿Piercings sin tatuajes?. Dado que el psicólogo eres tu, supongo que ya habrás elaborado el perfil (¿cierta transgresión de quita y pon?. Aunque, con la actual moda “body-decorativa”, eso de la “transgresión” pueda ser anacrónico). Resulta extraño que no mencionaras esos complementos en tu primer texto y, sobre todo, por encima de todo, leyéndolos simultanea y paralelamente, que la única referencia a su boca en el primero sea un “labios carnosos”, así, sin más.

    Pelo muy corto ( ¿ pero que “necesita” pinzas?) y un gusto por los licores de alta graduación “sureños”. Ya lo del “labio superior como una gaviota preñada”, prefiero pasarlo por alto (dado el reciente y catastrófico resultado de esos 186 diputados). El componente musical parece determinante entre vosotros, pero… tenéis en común mantener paginas o blogs con textos personales (¿y ni un mínimo comentario sobre los de ella?). Si, ya se, textos y poemas y algún ligue ocasional con lectores, pero ¿nada más?. Extraño, al menos en el primer relato salia una novela y un escritor que completaban la canción, aquí incluso eso ha desparecido. No es que espere una recreación de la escena de la carta en “Valmont”, pero me extraña mucho que entre una cosa y la otra, no haya referencias a sus textos.

    ¡Que audacia! ¡Que sangre fría! ¡Que nervios de acero!. Que una chica, aparentemente muy aficionada al sexo oral, se ponga a fumarse un porro mientras posa los labios sobre tu vientre (y por muy bien que los líe, nunca serán “tan seguros” como un cigarrillo comercial, en el espinoso tema de brasas y pavesas), converse contigo desde ahí y para más inri parece una chica “inquieta”, pondría los pelos de punta a cualquiera, pero del texto se desprende que, impávido ante el peligro, aguantaste la situación como un Titan. Desde mi personal lectura del post, ni los pellizcos, tirones y otras muestras de “afecto agresivo” son tan escalofriantes como ese inestable equilibrio sobre o alrededor de tus partes nobles.

    En fin que, dejando de lado la olvidada promesa de dejar de fumar, la relación parece haber pasado a otro nivel y, por ejemplo, las tropas auxiliares de las legiones romanas, muchísimas veces eran las que decidían el signo de la batalla*.

    Un saludo:

    Sanan.ex.

    *(Para no olvidarse del todo de J. Marias)

  15. Pienso que más de una y uno.. se habrá repasao de arriba a abajo tu lista de blogs amigos (o como se diga) pa ver si descubre quien es Rosa… jajajajajaja como si los viera..

    Querida Rosa, creo que has despertado alguna envidia.. y más de un deseo.

    Albert-ito.. eso de los porros.. no es cosa de niños chicos?? ya me gustas menos.. que lástima…

    y de amores y to eso, no pienso opinar ahora,, que hace una tarde muy bonita y yo estoy aqui, detrás de la ventana entre el imperio bizantino y la composición de la madera… y me está entrando mucho coraje….

    besos castos..

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s