Habrán notado que he estado ausente. Se sorprenderían de mi capacidad para ausentarme, para ensimismarme en medio de una fiesta o una manifestación. Me pasa desde pequeño.

De algunas cosas sí me he enterado en este tiempo. Sé que una violenta epidemia de ébola está diezmando a los militantes y simpatizantes de Hamas y el Estado Islámico, sin que los científicos hayan conseguido explicar hasta ahora por qué el virus sólo les afecta a ellos. También he sabido que Putin y Netanyahu han salido -otra vez- a por tabaco, dejándose la llave del gas abierta. Qué peligro.

De casa también me llegan ecos de algunos líos. Rosa Díez ha presentado su dimisión irrevocable para dejar paso a una coalición entre UPyD y Ciudadanos liderada por Albert Rivera. Me parece bien. El Gobierno de la nación continúa, al parecer, con sus reformas dirigidas a profundizar en la democracia y ampliar los derechos civiles: al proyecto sobre el aborto y la Ley de Seguridad Ciudadana se suma ahora un nuevo sistema para elegir a los alcaldes que no beneficia a nadie más que a España. No es Rajoy el único que emplea métodos pintorescos para defender la democracia. Hace no mucho me pareció escuchar a Alfred Bosch -ese hombre- afirmar en calidad de portavoz de ERC -ese partido- lo siguiente: “Aquí no pesan los tribunales, sino la voluntad del pueblo catalán”.  Literalmente. No sé a qué pueblo catalán se refiere, supongo que a alguno de la Garrotxa, allí todavía hay quien usa barretina.

He oído algo de que Podemos, pero no me he enterado bien de qué es lo que podemos, ni quiénes. Teniendo en cuenta que por lo visto su carismático líder (¿por qué el partido no se llama “Puedo”?) ha venido a decir que lo que pasa con ETA es que no lo entendimos bien, y otro tanto respecto a los regímenes cubano y venezolano, lo que más me inquieta realmente es el plural. Tengo además la incómoda sensación de sentirme incluido en él por el mero hecho de no ser rico ni poderoso, ni simpatizante de los ya citados incomprendidos. Ah, y otra novedad, un tal Sánchez, profesor madrileño que paradójicamente habla con un marcadísimo acento sevillano. No es ningún desdoro ser el muñeco. Todo el mundo recuerda más y mejor a Doña Rogelia que a la mujer que le movía la boca. Susana Díaz debería tomar nota de esto, no vaya a ser que. De cómo PP, PSOE, CiU y otros advenedizos siguen vaciando sus arcas para ponerlas al servicio del país y la ciudadanía no hacen falta comentarios. Nada nuevo bajo el sol.

¿Cómo quieren que no me ausente? Lo que me sorprende es que ustedes sigan ahí. Esta es muy probablemente la última entrada del blog, y con seguridad lo será durante un largo tiempo. Todo continuará abierto, a su disposición, para la improbable eventualidad de que alguien quiera repasar alguno de mis textos. Excepto dos, que he borrado por razones estrictamente personales con las que no voy a aburrirles, parecidas a las que me aconsejan no continuar con el texto titulado Susana, del que sólo se publicó la primera parte y queda así en suspenso para la eternidad. No es mala cosa. Uno de los eliminados es el último que apareció antes de este que ahora leen, titulado Etiopía, y otro el que llevaba por título Yolanda, del que aquél era una especie de continuación. Mis disculpas a quienes comentaron ambas entradas, en general de forma amable e incluso elogiosa. A propósito de los comentarios: puesto que la intención es no volver por aquí ni por tanto moderar los que ustedes pudiesen ir dejando, me parece mejor cerrarlos a partir de este momento. Me siento razonablemente satisfecho de cómo quedó todo y prefiero no exponerme a la posibilidad de que algún troll -haberlos, haylos- acabe por ensuciar el suelo.

Sí me permito aconsejarles algo: no dejen de visitar los cuestionarios publicados bajo el epígrafe Buenos vecinos. Es sin duda lo mejor que hay en este blog. Gracias una vez más a quienes participaron y mis más sinceras disculpas a quienes aceptaron hacerlo antes de que mi ausencia impidiese concretar el propósito de contar con su colaboración. Me siento en deuda con ellos.

Hace buen día en Central Park y mi hermana está más guapa que nunca. No me esperen levantados. Gracias por todo.

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s