Entrecintas

Roads

Beth Gibbons creció en una granja de la campiña inglesa en el seno de una familia de fuertes tradiciones religiosas, absolutamente alejada del modo de vida de los jóvenes de su generación. Después de veintidós años de vida rural, la niña especialmente silenciosa y retraída que apenas se distraía de las labores de la granja con algunos libros de poesía y unos cuantos discos antiguos decidió marcharse de allí sin rumbo fijo. Lo encontró de la mano de Geoff Barrow, músico amateur de Bristol que buscaba una vocalista para formar su propio grupo.

Sigue leyendo

Entrecintas

Humanidad

Junto al tenue rumor de un beso, el aullido del lobo, el ruido de un motor en marcha o el estallido de un trueno, Chuck Berry viaja ya fuera del Sistema Solar en compañía de Bach, Mozart y Beethoven. Todos esos sonidos y otros muchos, seleccionados por el astrónomo Carl Sagan, se grabaron en un disco fabricado en cobre y oro que navega a bordo de las sondas Voyager, lanzadas en 1977. El objetivo era, obviamente, ofrecer a quien pueda encontrarlo (no sé si la palabra “quien” es la adecuada, pero de momento no existe otra) una especie de panorámica del planeta, un retrato representativo de la vida en la Tierra a través de sus sonidos. Sigue leyendo

Entrecintas

Contra las rocas

Germán Coppini se ha muerto sin saber que yo existo. Se ha muerto sin enterarse de que Gemma sufrió un terrible accidente al volante mientras escuchaba Cena recalentada. Sin oír cómo sonaba Necesito saber en la apacible voz de Araceli cuando tarareaba distraída, preparando los utensilios para mi masaje diario. Ignorando que Mónica y yo celebrábamos el regreso de cada verano a Es paradis terrenal cantando a dúo Come prima mientras deshacíamos las maletas. Sigue leyendo

Entrecintas

Que os sea leve

Cada vez que respires, cada vez que te muevas, cada lazo que rompas, cada paso que des, te estaré vigilando. Cada día, cada palabra que digas, cada juego que juegues, cada noche, te estaré vigilando. ¿No entiendes que me perteneces? ¿No ves cómo llora mi pobre corazón con cada cosa que haces? Cada movimiento que hagas, cada promesa que rompas, cada sonrisa que finjas, cada señal que envíes, te estaré vigilando. Desde que te marchaste me encuentro perdido, sin rumbo. En sueños solo veo tu rostro. Miro alrededor pero siempre eres tú, nadie puede sustituirte. No puedo dejar de llorar, por favor, cariño. Te estaré vigilando. Te estaré vigilando. Te estaré vigilando… Sigue leyendo

Entrecintas

Algo

Intensa. Sedante. Melancólica. Elegante. Hipnótica. Majestuosa. Sobria. Emotiva. Doliente. Luminosa. Críticos y simples aficionados han empleado estos y otros muchos adjetivos, y aún metáforas más o menos rebuscadas, más o menos tópicas (“gotas de miel resbalando por el tarro de cristal”, “una cortina de terciopelo en la oscuridad”, “el espejo que devuelve serenamente la propia tristeza”) para encontrar una aproximación atinada al tema que pueden escuchar en el vídeo. Paradójico empeño, si se tiene en cuenta que la propia banda prescindió deliberadamente de los adjetivos para dar nombre al álbum que contiene la canción: The something rain, desconcertante título que sólo podría traducirse como La lluvia algo. Sigue leyendo

Entrecintas

Un paso adelante

Atentos, van ustedes a presenciar el origen de un terremoto. No metafórico, sino completamente real. 4,8 en la escala de Richter, eso midieron los sismólogos ingleses en agosto de 1992, después de que súbitas sacudidas del suelo en las proximidades del Finsbury Park de Londres provocasen el pánico de los vecinos y la consiguiente evacuación de todos los edificios de la zona. Sin que los científicos hubiesen encontrado aún explicación al fenómeno, éste se repitió al día siguiente, casi exactamente a la misma hora. Sigue leyendo

Entrecintas

Con Dios, carita de cielo

Si están leyendo esto significa que todos ustedes, amables lectores, siguen con vida. Me alegro de ello, créanme, tengo aún mucho por contarles y además les he cogido cariño. Escribo pasadas las dos de la madrugada y tampoco a mí me ha tragado la tierra ni me ha alcanzado todavía un meteorito, de modo que imagino que, si así lo desean, seguiremos viéndonos por aquí. De momento me asomo para lo de siempre, para desearles un buen fin de semana y también en esta ocasión, el calendario obliga, una muy feliz Navidad. Sigue leyendo

Entrecintas

Como si nada

“Yo siempre he sido un enamorado de la ciencia. Empecé a estudiar, a hacer algunas cosas en la Escuela de Arquitectura, en la Facultad de Físicas. Entonces toda mi obsesión era especializarme en algo que se llama Astrofísica, pero en aquellos años en España no existía esa especialización, y más allá del 3º curso las cosas se volvieron muy oscuras, un poco borrosas. Cuando la música se cruzó en mi vida, me conformé con continuar por mi cuenta, con seguir abriendo libros y buscando. Y de esta manera quizá llegué a conseguir o a descubrir algo que jamás hubiera pensado. De algún modo, logré dar forma a mis propios conceptos, a través de un camino personal. Y es que realmente la música está absolutamente regida por la Física, como todos sabéis. Y por otro lado, todo lo que existe, el mundo físico, es susceptible de ser interpretado musicalmente. Esta canción la compuse mientras estudiaba. Es el primer paso de ese camino, la mejor manera que encontré de explicar o decir algo así como: ni un millón de años me harán olvidar aquella décima de segundo en la que olvidé un millón de años”. Sigue leyendo

Entrecintas

Un tonto cualquiera

Recuerda, la letra solo dice “ay, corazón”. Kiko Veneno, se diría, escribe sus textos como quien charla de trivialidades en un bar. Pero háganme caso y no se dejen engañar por esa aparente sencillez. A modo de ejemplo, los más leídos de entre ustedes reconocerán en el ya antiguo tema que pueden escuchar abajo referencias al Werther de Goethe o a las Sonatas de Valle-Inclán. Échense un cantecito y disfruten del primer fin de semana del verano. Hasta pronto. Sigue leyendo