Buenos vecinos

El blog del Crítico Constante

Muy probablemente, cualquier lector habitual de El blog del Crítico Constante dará por sentado que esos aficionados a los que el autor alude en su primera respuesta al cuestionario lo son al arte, muy particularmente a la pintura y a la fotografía, indudablemente los asuntos centrales del blog. Y sin embargo, cabe pensar, por supuesto, también en los aficionados a la literatura, especialmente a la diarística, género que a pesar de ser cultivado por escritores como Jünger, Pla, Pavese o Woolf, ha sido tradicionalmente olvidado o marginado hasta ser “redescubierto” en las últimas dos décadas, debido tal vez a que sus particulares señas de identidad como tal género parecen atraer a cada vez más lectores fatigados de novelas, poesía o ensayos, o incluso conectar bien con el espíritu de los tiempos, ávidos de testimonios personales, de esa combinación de descripción, inventario, reflexión y memoria que caracteriza al diario. No me cabe duda de que Crítico Constante jamás suscribiría sin matices lo que acabo de sugerir: que su blog es fundamentalmente una obra literaria -“mi escritura tiene un vuelo muy bajo”- pueden leerle ya en su segunda respuesta; que como tal se inscribe en el género diarístico (“esta caricatura de diario”, dice en el blog a propósito del mismo); y mucho menos, con seguridad, se identificará con la idea de que su estilo literario conecta con el espíritu de los tiempos, “tiempos estos en los que los cantantes no saben cantar, los pintores no saben pintar y un cocinero endilga a sus clientes esferificaciones (sic) de aceite de oliva con hidrógeno en lugar de unas buenas aceitunas.” Incluso recelará de la expresión “estilo literario”; no en vano, muy probablemente el espíritu que anima todo el blog podría resumirse en esta idea, extractada de uno de sus textos: “Eso que llaman estilo de vida trata de ser dos cosas, no siendo ninguna. Es una mala imitación, como la seudo vida, de algo que vale la pena vivir. Hay quienes afirman amar la vida pero, en realidad, sólo aman el estilo.” O esta otra, no menos elocuente en el mismo sentido: “La honestidad en el arte es, nada más y nada menos, eso: comprender el mundo, los seres y las cosas, a través de la mudez, de lo que siempre se ha resistido a ser lenguaje.” Desde su solidez intelectual y su vasta cultura, pero sobre todo a través de su experiencia personal y artística, el autor reflexiona sobre la naturaleza del arte y critica con firmeza y finos argumentos su función social en nuestros días, su reducción a objeto de corrupción y usura y la banalización de su esencia por parte de críticos, historiadores y docentes: “Democratizar el arte es pervertirlo, convertirlo en algo que no es arte. Ponerlo al alcance de todos es hacer que el arte desaparezca”, escribe a propósito del modo en que hoy se aborda su enseñanza, desdeñando el talento innato en favor de la idea de que la pedagogía puede suplirlo. Y añade inmediatamente a continuación dirigiéndose al lector: “Lo anterior puede parecer una salida de tono. Piensa un momento en ello con seriedad.”  Sin duda uno de los mayores atractivos de El blog del Crítico Constante es la capacidad del autor, ignoro hasta qué punto plenamente voluntaria, de hacer inteligibles e interesantes para el lector no iniciado las cuestiones de altísimo nivel intelectual sobre la técnica o la historia de la pintura o la fotografía sobre las que suele escribir para terciar en los debates de críticos o historiadores. En este sentido, resulta muy ilustrativo acerca de su concepción del arte -un instrumento para comprender el mundo frente al ejercicio de estilo- el contraste entre su cierto desafecto hacia Picasso y la admiración por la obra de Velázquez. En el blog pueden leerse novedosos puntos de vista sobre “La Rendición de Breda” o “Las Meninas” en los que resulta visible la razón, más allá de la formidable prosa del autor, por la que el más lego de los lectores queda atrapado en un texto en principio sólo apto para eruditos: el profundo humanismo de la mirada de Crítico Constante, siempre presente en sus escritos, independientemente de si aborda una reflexión moral, la distribución del color en un lienzo barroco, un paseo interrumpido por la lluvia, los paisajes o los curieles extremeños, los encuentros y desencuentros con artistas y escritores que conoció o aún frecuenta o, en fin, la memoria de años pasados. “El pasado es tan incognoscible como el futuro. Por mucho que pretendamos ser objetivos, los hechos -incorrectamente ordenados pues esa es nuestra naturaleza- nos llevan fatalmente a conclusiones equivocadas.”, dice en uno de sus escritos. Permítanme terminar con otra frase del blog a propósito del pintor Antonio López, a quien cita en sus respuestas: “Marcaba un camino, que otros siguieron. No fue el mío, demasiado impaciente para amar el detalle.” Les dejo con Crítico Constante.

1. ¿Está satisfecho con su blog?

A medias. Necesitaría una poda seria pero nunca tengo el tiempo o las ganas de hacerla. Me gusta suponer que con esa poda quedaría un librito impreso que podría interesar a algunos aficionados.

2. ¿Prefiere leer o escribir?

Me gusta escribir. Por diferentes razones llevo escribiendo desde los diez años. Me refiero a hacerlo con fines no prácticos. Pero dedico mucho más tiempo a leer. Soy consciente de que no tengo el talento necesario para crear buenas historias. De hecho mi escritura tiene un vuelo muy bajo, de codorniz alicortada.

3. ¿Participa en redes sociales de internet? ¿Qué opinión tiene de ellas? ¿Cree que acabarán con los blogs?

Ahora sólo participo en Facebook porque allí encuentro a unas cuantas personas a las que tengo mucho aprecio y es un modo fácil de saber de ellas. Hubo unos años en los que participé activamente en ciertos blogs pero, pasado el tiempo, creo que lo único positivo fue conocer a gente de la que ahora soy amigo. Todo lo demás prefiero olvidarlo.

4. ¿Consulta las estadísticas de su blog? ¿Le influyen la cantidad o el contenido de los comentarios?

Sí, claro que las consulto y veo que se mantienen bastante constantes. Acabé por cerrar los comentarios porque siempre escribían los mismos -a veces cosas que me interesaban-, y resultaba monótono. Me gusta saber qué entradas interesan más pero no me influye para seguir escribiendo sobre temas que atraen a menos lectores. Perdí bastantes cuando me posicioné claramente en contra del aborto.

5. ¿En su caso, qué correspondencia hay entre la persona “real” y la que escribe en internet? ¿Le preocupa de algún modo esta cuestión?

No es posible expresar un yo real a través de la escritura. No lo es a través de ningún lenguaje. No cabe dentro, así que solemos conformarnos con algunas facetas de un super-yo que puede ser malinterpretado fácilmente.

No me preocupa el asunto porque escribo para un lector ideal al que no pongo cara y al que me parece que puedo caerle bien.

6. ¿Cuál diría que es el rasgo principal de su carácter? ¿Qué imagen tiene de sí mismo?

No sé mucho sobre mí excepto que suelo dejar a un lado lo que no me agrada. Sí tengo bastante olfato para detectar el falso talento cuando se manifiesta, y eso me incluye. Lo mejor que puedo poner sobre la mesa es mi capacidad para aprender.

7. ¿Qué tipo de impresión cree que produce a primera vista en alguien que acaba de conocerle? ¿Cree que, en general, cae bien o mal a la gente?

La de una persona bien educada a la que gusta escuchar a los demás, tanto que a veces se me pone cara de confesor y otras de felpudo en el que sacudirse el barro. Disfruto escuchando más que hablando. Gracias a ello he adquirido un buen background sobre asuntos humanos, que son los que más me interesan. Suelo caer bien a lo vivo pero no tan bien en internet.

8. ¿Podría citar la alineación habitual de la selección española de fútbol? ¿Sabe cómo se llama la actual esposa de David Bustamante?

No a ninguna de las dos preguntas.

9. ¿Está al tanto de la actualidad? ¿Por qué medio suele enterarse de las noticias?

Me interesa el mundo. Leo diariamente el periódico y echo vistazos a los medios digitales pero no creo que sean fiables. Tratan de difundir noticias que muy raramente coinciden con los hechos.

10. ¿A qué personaje público vivo diría que admira y a quién detesta?

Entre los vivos admiro incondicionalmente al pintor Antonio López. No sólo es un gran artista sino que posee cualidades humanas que ya no son habituales.

Detesto a los inversores disfrazados de amantes del arte y a sus lacayos.

11. ¿Qué tipo de imágenes le hacen apartar la vista del televisor?

Después de ver más de veinte páginas seguidas del Inferno de James Nachtwey quizá no encuentre imagen que me haga apartar la vista. No creo, sin embargo, que eso me haya preparado para ver el horror en la vida real.

12. ¿Qué titular le gustaría leer mañana a cinco columnas en la portada de todos los periódicos? (No ideal, sino posible y adecuado al tiempo y el mundo que vivimos).

Queda prohibido a perpetuidad el abuso de unas personas sobre otras. Claro que si tal noticia apareciese tendrían que aclarar que ha vuelto el Mesías.

13. ¿Es partidario de la intervención militar por parte de los países occidentales en conflictos donde se vulneran derechos humanos?

Toda vida humana es sagrada y no tenemos derechos sobre ella pero no sé cómo resolver la violencia ajena sólo con buena voluntad.

14. ¿En qué casos hipotéticos justifica o comprende una insurrección armada?

No soy partidario de ninguna violencia. Prefiero pensar que es mejor utilizar la resistencia pasiva y la rebelión pacífica. Desconfío por completo de la espontaneidad de grupo.

15. “Es hora de refundar el capitalismo sobre nuevas bases éticas. Los poderes públicos deben regular el sistema financiero internacional” (Nicolas Sarkozy, septiembre de 2008). ¿Qué opinión le merece esa declaración?

Es una bonita frase pero la mayor es falsa: no se puede hacer ética la usura. Supongo que Sarkozy habla de un cambio de poder económico, de un quítate tú que me pongo yo.

16. Política, social, económicamente, ¿a qué país del mundo le gustaría que se pareciese España?

Cuando sufro el ruido ambiente en lugares públicos, que no me deja leer, pensar o mirar las musarañas, me gustaría estar en uno de esos países en los que la gente cuchichea en lugar de gritar pero aparece enseguida el cielo bajo y pesado de allí y me reconcilio con la tele que nadie ve y el hilo musical que nadie escucha, con el gallineo y el hablar a voces, como si el compañero de barra o mesa se encontrase en otra provincia en lugar de a medio metro.

17. ¿Es partidario de alguna reforma profunda o sustancial en nuestra Constitución?

Sí. Reforma de la Ley Electoral. Listas abiertas en todas las instancias y peso real de los partidos, sin premios. Y encoger el Estado, seriamente sobredimensionado y carísimo.

Las Autonomías han tenido un efecto perverso: nos convierten en extranjeros de una región a otra. Eres de donde pagas el IRPF y no puedes salir de allí.

18. ¿Cree que siguen teniendo sentido las expresiones “ser de izquierdas” o “ser de derechas”?

No. El único partido, hoy camuflado, sigue siendo el Partido Comunista. Están tan tronados que todavía mantienen el frasco de las esencias. Eso los convierte en especialmente peligrosos porque, además de fanáticos, saben esperar.

19. ¿Qué delito le parece que no está suficientemente penado?

Los que afectan a menores, por un lado, y el asesinato.

20. ¿Partidos con postulados racistas u homófobos deben tener el derecho de presentarse a las elecciones?

No tengo especiales prejuicios al respecto, tal vez porque pienso que la imbecilidad también tiene derechos. Hay cosas peores.

21. ¿Deben las administraciones hacer esfuerzos económicos y dejar de construir carreteras para garantizar la conservación de especies en peligro de extinción, como el lince ibérico?

Deben hacer carreteras y proteger al lince. La fórmula es sencilla: una Ley de Financiación de Partidos y prohibición expresa de que los políticos entren en o monten empresas hasta que no hayan transcurrido diez años del abandono de la actividad. No tiene sentido que en las Autonomías buena parte de las empresas que acuden a las licitaciones públicas tengan a algún político en su staff directivo. Es como meter la zorra en el gallinero.

22. ¿En el mundo actual sería lícito, legítimo, conveniente, gastar miles de millones en mandar una nave tripulada a Marte?

Sería mejor solucionar los problemas de justicia social universal, esto es, reequilibrar las carencias del tercer mundo.

23. ¿Cree que la historia del mundo sería otra si el poder hubiese estado mayoritariamente detentado por mujeres?

No tengo especial fe en las mujeres, y tampoco en los hombres, en tanto que masa. No creo que sean mejores que nosotros. He tratado a alguna mujer con poder y pueden ser tan desagradables -llegado el caso- como sus conmilitones masculinos.

24. ¿Cuál es la mayor diferencia psicológica entre hombres y mujeres?

Francamente, no creo en este tipo de cosas. Hay tanta casuística que no parece sensato establecer reglas.

25. ¿En qué medida se siente identificado con los tópicos habitualmente atribuidos a los varones: vanidoso, competitivo, promiscuo, poco sensible…?

No me siento identificado pero, con las debidas reservas, comparto el aborrecimiento de El Fary por el hombre blandengue.

26. ¿Qué envidia de las mujeres?

No las envidio, me interesan.

27. ¿Se apasiona con facilidad?

Sólo si el tema vale la pena y tiene paso largo.

28. ¿En qué cree a estas alturas? ¿Por qué merece la pena vivir?

Tengo fe en las personas corrientes. Vivir para morir con dignidad es, en términos generales, una buena idea.

29. ¿Cómo definiría, en general y desde su punto de vista, a “una persona afortunada”?

Aquella a la que Fortuna ha puesto los medios suficientes para hacer lo que le gusta sin perjudicar a otros y que sabe aprovecharlos. He conocido alguna persona así, aunque son muy escasas.

30. ¿De qué se siente orgulloso?

De la educación moral de mis hijos, del amor incondicional de mi esposa y de algún que otro cuadrito.

Gracias, Crítico

BUENOS VECINOS:
  Vacaciones de Semana Santa en el vecindario. 
 Hilia – “Hiliando”
Anuncios

9 comentarios en “El blog del Crítico Constante

  1. ¿En qué medida se siente identificado con los tópicos habitualmente atribuidos a los varones: vanidoso, competitivo, promiscuo, poco sensible…?
    No me siento identificado pero, con las debidas reservas, comparto el aborrecimiento de El Fary por el hombre blandengue.

    10/10. Me ha hecho reír. A ver si me dura todo el día.

  2. Todo tuyo, Bonnie. Disfrútalo.

    Gengis, bienvenido, un auténtico placer verle por aquí.

    Pepa, me lo paso bien repasando los blogs que me gustan. Que todas las trabajeras fueran como esta. Besos, niña.

    Perro, Tareixa, gracias por la visita.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s