Muy a deshoras tropiezo con un artículo de la escritora Cristina Fallarás publicado en El Mundo nada menos que el pasado 9 de noviembre. Especialmente para quienes se asomen con prisa o con pereza a este blog, me tomo la libertad de glosar la idea central del artículo extractando algunas de sus líneas: “Antes leíamos cuando viajábamos en tren, cuando esperábamos el bus, cuando un novio se retrasaba, los domingos de derrota, en el cuarto de baño y en la playa (…) Ahora, en todas esas ocasiones, sacamos el móvil o la tableta o lo que sea que cargamos y nos damos un garbeo por las redes sociales. (…) Expulsamos restitos de nosotros y miramos los restitos de aquellos que nos pasan por delante. Justo lo contrario del ejercicio del leer: Alimento, alimento y proteína. Me pesa la sensación de que hemos sustituido/estamos sustituyendo el acto de alimentarnos por la pequeña siembra de nuestras cagarrutas.” 

Fallarás inicia su artículo aludiendo al cierre de una librería barcelonesa y al sencillo argumento de la dueña del establecimiento: “Si la gente leyera, no cerraríamos”. Y lo concluye con una especie de acto de contrición, anunciando que se retira de Facebook y Twitter para recuperar el tiempo perdido en sus lecturas. Precisamente de su lamento por el cierre de la librería Roquer, que comparto como cualquier lector barcelonés, puede deducirse en buena lógica que Cristina Fallarás no contempla la posibilidad de usar e-readers o bien -como a mí mismo me sigue sucediendo en alguna medida- considera esos aparatos como un mal remedo de los libros de verdad. Además, y es aquí donde un servidor quería llegar, Fallarás no hace alusión alguna en su artículo a las lecturas que pueden encontrarse en la red y más concretamente, a los blogs, de modo que desconozco si se trata de una omisión involuntaria o por el contrario considera que esas lecturas no alimentan lo suficiente o se acercan más bien hacia la cagarruta, por usar su propias palabras. Ella misma mantuvo un blog hasta hace apenas un par de años, antes de cerrarlo para pasarse a Facebook y Twitter. En una de mis fugaces apariciones en Twitter, dicho sea de paso y a modo de anécdota, tuve ocasión de mantener un breve diálogo con ella acerca del escándalo del día, ya no recuerdo cuál, pero sí que no me dio tiempo a invitarla a cenar.

En España se publicaron 60.219 libros en 2012. No he logrado encontrar el dato del año que acaba de terminar, sabrán disculparme. El 31% de esa cifra corresponde a la categoría “literatura”. Bien. Estoy convencido de que sólo un puñado -un puñadito, más bien- de esos libros superan la calidad media de lo que pueden encontrar, sin ir más lejos, en la selección de blogs que tienen a su disposición en esta página, ahí al lado, bajo el epígrafe blogroll. Sí, mis muy sufridos lectores, lo han adivinado: me propongo recomendarles por tercera vez (ya lo hice aquí y también aquí) que visiten con detenimiento los blogs que ahí enlazo. En esta ocasión voy a ir un poco más allá. Voy a intentar facilitarles la tarea a los más contumaces o remolones, a aquellos de entre ustedes que observan mi blogroll como un inevitable adorno o una parte prescindible de esta página. El 20 de abril de 2012 escribí esto: “La próxima semana comenzaré a sondear la disposición de los escritores de mi blogroll para prestarse a colaborar en un pequeño asunto que me traigo entre manos”. De acuerdo, han pasado casi dos años en lugar de esa semana que les prometí. L’Albert, lent però segur: se lo inventó el Aurèli y a todos les hizo tanta gracia y les pareció que el lema me resultaba tan ajustado que por mi dieciséis cumpleaños me regalaron a escote una pulsera de plata con esa frase grabada. Debe tenerla Marta.

Si Mahoma no va a la montaña, la montaña vendrá a Mahoma. Me propongo presentarles a los autores de esos blogs. Les invitaré a pasar por aquí para hacerles unas preguntas -en principio las mismas para todos- sobre su blog y algunas otras cuestiones, con el objeto de que ustedes puedan tocarlos -sin excesos- y comprobar que son de carne y hueso, no meras figuritas de porcelana en una vitrina. Como ya habrán deducido, a la inmensa mayoría los conozco únicamente a través de sus textos, pero la fe mueve montañas -ignoro si la misma de Mahoma u otra- y estoy convencido de que al menos la mitad de ellos se prestarán amablemente a participar en este pequeño juego. A la otra mitad quizá me vea en la obligación de recordarles la célebre reflexión: “dicen que la fe mueve montañas, pero la experiencia ha demostrado que la dinamita lo hace mucho mejor”. No tengan miedo, nadie va a sufrir daño alguno. Todo lo contrario: cuantos blogueros acepten participar serán aquí protegidos e incluso mimados como lo que son, supervivientes de una especie en vías de extinción.

Feliz año para todos.

Anuncios

16 comentarios en “Qué verde era mi blog

  1. Ni todos los libros no son buena literatura ni todo lo escrito en la red es cagarruta.
    En todo caso, la librerías cierran porque la gente no lee libros y porque la gente no tiene un duro desde hace varios años, y cierran tiendas de ropa, cierran concesionarios de coches y hasta cierran panaderías.
    Hace tiempo que no compro periódicos porque leo la prensa on line. Y sigo leyendo algunos libros, y sigo leyendo algunos buenos textos de blogueros talentosos.
    Y sí, también cagarrutas…
    ¿acaso Fallarás sólo caga hilo de oro?

    Y hago mío el título del post ¿qué blog, hay más verde que el mío? 😀

  2. Yo no tengo un solo libro en casa que no haya leido mas de una vez, ( alguno puede que hasta más de tres), excepto el que ahora tengo entre manos, regalo de cumple. Me gusta leer, me apasiona, y ahora tengo la posibilidad de leer cosas estupendas simplemente con el movil, en esas noches eternas de guardias maternas.. agradezco en el alma a todos y cada uno de los que son capaces de dar forma a sus pensamientos y me dejan compartirlos.
    Me resisto el ebook, prefiero el papel cuando de libros se trata, son magicos…pero ay, cuestan unos euros que últimamente, por lo escasos, solo pueden ser destinados a pagar facturas infames.
    Tu lista de blogs la he repasao ya algunas veces, alguno me ha gustao y otros no, como debe ser, y el otro dia, un comentario en un post tuyo me llevo a un blog que no está nada mal… creo que me va a gustar leer esas entrevistas..

    Y si la tal Cristina no puede estar en las redes y leer libros, debe tener muy poco desarrollado su lado femenino.. que hay tiempo pa tó.. e incluso hombres que lo hacen … ejem
    Besos, totalmente virtuales…

  3. Querido Albert, me abruma que haya incluido el mío en su lista de blogs. Es un honor para mí (que nos llena de odgullo y satisfacción, a la dreina y a mí). Gracias.
    (Y ahora qué digo, qué apuro). Yo creo que quien quiere leer, siempre lee. Me gustaría leer pero no leo porque no tengo tiempo, es una excusa tonta de toda la vida. Pues si te gustaría leer, lee. Es posible que el tiempo que dedicamos a internet o a las redes sociales lo saquemos de otras cosas, pero no necesariamente de la lectura; además, hay un tiempo que hemos ganado. El otro día me compré una estantería de Ikea en media hora, el viaje y el Ikea-recorrido me habrían llevado una mañana o una tarde. Yo no leo en pantalla más que lo que corresponde a unas pocas páginas, me canso; soy de libros de papel y creo que ya es definitivo, y los compro más y mejor que antes por la red y en librerías que venden así; muchas lo hacen. Pero sigo comprando en tienda, porque eso es otro placer. Y me parece que la abundancia y la diversidad de experiencias y formas de decir que se encuentran por aquí son innegables. Nadie dice que sea el lugar a donde venimos a encontrar lo mejor, lo muy sesudo o lo más ambicioso y reposado, pero no hay por qué calificarlo de basura, esto es un hervidero. De la reflexión de C. Fallarás me resulta especialmente molesto que, de lo que es un respetable propósito personal («estoy leyendo poco últimamente, quiero leer más y voy a ver cómo»), pretenda un análisis general y emprender una noble cruzada. Son muchas ínsulas, que me diga ínsulas. Y supongo que la crisis de las librerías se debe a la piratería. Pero no lo sé.

  4. Pues sí, Tesa, cómo no estar de acuerdo con todo lo que dices. Añadiendo que los libros, como la música y el cine, tienen que enfrentarse, además de a los bolsillos vacíos del personal, a otro enemigo no menos pequeño, que seguirá ahí cuando la crisis se vaya: la creciente piratería, como bien señala Procuro más abajo. No hay blog más verde que el tuyo, efectivamente. “Estoy de paso” es sin duda el blog personal con el diseño más cuidado que yo he visto, y ese amor por la cosa bien hecha ya predispone hacia los textos, igual de trabajados, elegantes e inspiradores y con la misma delicada combinación de verde hierba (para retozar) y gris niebla: aún recuerdo el que dedicaste al cumpleaños de la amiga que se te fue. Me alegro mucho de tu regreso a escena, te lo digo de nuevo. Por lo demás, líbreme Dios de especular con lo que Cristina Fallarás caga o no caga, pero si vuelvo a encontrarme con ella le pregunto; de tu parte eh, que yo todavía conservo la esperanza de la cena romántica.

    Me alegro mucho de contribuir a la compañía en esas largas noches, Pepa. Pero no des las gracias, que los que largamos historias, pensamientos, cagarrutas o lo que sea, lo que pretendemos es precisamente compartirlas. Si no, de qué. Aunque sea por cabezonería, me gusta que me lean 😉 Ya me contarás qué libro es ese del cumpleaños. Oye niña, yo ahora mismo estoy escribiendo estas líneas y respirando a la vez, y si me lo propongo yo creo que hasta consigo fumarme un cigarro al mismo tiempo. Lo voy a intentar, ya te contaré si quemo algo. ¿Ahora son virtuales en vez de castos? Pues venga, virtuales.

    Querida Procu, aquí los abrumados somos yo y el noventa y nueve coma nueve por ciento de quienes se asoman a su blog, estoy convencido. Da vértigo leer sus textos, que lo sepa. Mal de altura. Después de leerla a usted, de lo que dan ganas es de tirar el boli a la papelera, agarrar la manta y la mula y echarse al monte. Sí, es cierto, la red ahorra tiempo. Lástima que aún no se puedan montan los muebles de Ikea también a través de internet pero no desesperemos, los suecos son algo tristes pero muy listos, todo llegará. Suscribo cada palabra respecto a los cansancios, los placeres y el hervidero. Ya que usted no lo dice, lo voy a decir yo: me temo que la de la lectura no es la única experiencia personal que Cristina Fallarás intenta convertir en una noble cruzada global. De esta me quedo sin cena romántica, y será por culpa de ustedes tres.

  5. Feliz año a todos….

    Esta Fallarás no ha sido nunca de mi agrado, no me gusta la gente que quiere dar la sensación de vivir y pensar del modo que piensa más chupi haciendo justamente y siempre en la medida que puede todo lo contrario.
    En eso estaremos en paz supongo, para ella yo sería un facha más…. la verdad es que me trae al pairo la mala opinión que pueda tener de mi alguien tan sumamente necio que piensa que se cierran librerías porque se lee menos es todo un honor.

    De los Blogs que tienes en el lateral, derecho, como debe ser…. alguno conozco e incluso en alguno me atreví a dejar algún comentario creo recordar.

    Yo no entiendo de letras como bien como sabes, únicamente las cosas me gustan, me llegan o me interesan y no me entretengo en analizar si su perfecta realización haya podido influir en algo aunque supongo que lo hará.
    Para mi lo más importante es que alguien tenga algo realmente interesante que decir, que quiera decirlo, que lo cuente como lo ve aunque no sea lo más bonito.
    En internet habita tal cantidad de personaje que ha encontrado en ello la forma de venderse como realmente quisiera ser que a mi modo de ver lo ha deslegitimado bastante.
    Me he desilusionado cuando he conocido de alguna manera a alguien y he visto o me he enterado que nada tiene que ver con quien decía ser o que su modo de vida real está tan lejos de la que te contaba que te da pena.
    Eso por no decir la cantidad de pedantería que habita este mundillo, una pedantería desmedida que no tiene vergüenza de mostrarse sin pudor delante de todo el mundo, incluso de los que de verdad saben del asunto tratado.

    Aun así me encanta trastear, y mirar aquí y allá…espero con interés esas colaboraciones.

    Saludos a todos, un café?

  6. lo de respirar.. no cuenta,obviamente
    lo de virtuales era, como estoy segura que has entendio, por el temita que se trataba, pero castos son siempre, no pueden ser de otra manera, chiquillo..
    ( y ahora voy a ver si soy capaz de cambiar el afoto por uno mas invernal..)

  7. Ok, Miguel Ángel, ya veo que tú a la Fallarás no la invitarías ni a un café. Mejor para mí, menos competencia. Parece que este es el post de darle coba a los intervinientes, pero es que me lo ponéis a huevo: a ver, que es no la primera vez que dices eso de que no sabes de letras, y tampoco es la primera vez que yo digo que uno de los textos que más me han impresionado de lo que he leído en estos mundos virtuales fue algo que escribiste tú, en Divinas: vive Dios que no era una historia precisamente bonita, ni azucarada ni destinada a vender una buena imagen, pero hostias… Vuelvo a agradecerte aquello. Feliz año, amigo.

    Verde esperanza, verde ecologista, Josepepe. Save the bloggers!

    Venga sí, Pepa, castos siempre, vamos a llevarnos bien, qué remedio. Me ha entrado calorcito con esa foto invernal, gracias.

  8. Mucho me temo por mí, Sámuel, que no es sólo en cuestión de cantidad en lo que este blog sale perdiendo respecto al tuyo. Ya me gustaría. Por lo demás, no te creas que está tan verde: precisamente en estos primeros días de 2014 cumple cuatro años este blog, que nació casi casi por encargo y para durar un máximo de dos o tres meses. Al final le cogí cariño. Soy un puñetero sentimental. Gracias por la visita, amigo.

  9. Tú blog era verde, si. Ha tenido épocas más verdes, es verdad. Hubo una época en la que yo creía que ibas a ganar la “Sonrisa vertical” y todo;).¿Cuatro años de inconstantes post? Está muy bien para algo que nació con el objetivo de vivir sólo tres meses.;) Feliz cumple y que cumplas muchos más ,tú y tu blog…
    Respecto a las redes sociales, blogs, libros y demás yo solo digo que estoy hasta el moño, con m, de que alguien me diga lo que debo o no debo hacer, leer o escribir. Lo que está bien y lo que está mal.Lo que es perder el tiempo o lo que no. Lo que está de moda y lo que no. Y lo digo porque hay mucha gente que se cree verdadera gurú de internet, que en vez de opinar sin más, intentan crear sentencias sobre lo que son o dejan de ser las redes sociales y todo es tan absolutamente relativo que tan solo depende del uso que cada uno le da a esas redes sociales.
    Suerte con esa cena, solo por las ganas que le pones, Cristina debería dejarse invitar 😉
    P.D Me alegra volver a leerte

  10. ¡Baso! Yo sí que me alegro de volver a leerte. Cuatro años, sí, tú lo viste nacer igual que yo. Por eso precisamente, porque estás desde el principio, has agarrado al vuelo ese doble sentido del título, que no fue premeditado pero me gusta, sí señora. O bueno, no sé si del todo, porque también me pone algo melancólico: está clarísimo que yo antes follaba más 😦 Sobrán gurús de las modas y pontífices moralistas por todas partes, desde luego. Son especialmente irritantes los que siempre hablan a favor del viento, de lo políticamente correcto. Y meterse con las redes sociales o renegar de ellas es una de esas cosas que siempre quedan bien. Te lo dice alguien que no las usa, pero en mi caso simplemente porque no le he cogido el gusto, no porque vea en ellas peligros o perversiones mayores que las que pueden verse en cualquier junta de vecinos, un poner. Gracias por la felicitación y por los buenos deseos con la Fallarás, pero no sé, con las pelirrojas no tengo mucha suerte. Ya te contaré. Un beso, guapa.

    Flor, me alegra verte. Feliz año también para ti. Besos.

  11. Sólo dejo un comentario para desmentir tus elogios, Albert, y que tu blog es estupendo y merece muchas visitas silenciosas (como las mías). Y todo esto es cierto *incluso* si descontamos el efecto de las hermosas fotos de mujeres que adornan tu blog, aunque ahora las hayas cambiado por Cuttlas (que no está mal, pero).

  12. Que no cunda el pánico, Sámuel, Cuttlas está sólo de paso, las mujeres volverán a aparecer. Y tanto. Gracias por lo que dices y por las visitas, las silenciosas y las que no lo son.

    A ver si estos señores (y señoras, que no he contado pero diría que son mayoría) se dejan preguntar sin oponer mucha resistencia, Alacena. Gracias. Cada vez se aconseja más el uso de las redes como terapia. También, obviamente, crecen los problemas de uso compulsivo y adicción. Es decir, nada nuevo bajo el sol: todo es cuestión de dosis, efectivamente.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s