Germán Coppini se ha muerto sin saber que yo existo. Se ha muerto sin enterarse de que Gemma sufrió un terrible accidente al volante mientras escuchaba Cena recalentada. Sin oír cómo sonaba Necesito saber en la apacible voz de Araceli cuando tarareaba distraída, preparando los utensilios para mi masaje diario. Ignorando que Mónica y yo celebrábamos el regreso de cada verano a Es paradis terrenal cantando a dúo Come prima mientras deshacíamos las maletas.

Coppini se ha muerto sin darme tiempo a comunicarle que estoy construyendo mi particular imperio usando Escenas olvidadas como primera piedra. Seguiré edificándolo, pero ahora, anulada la esperanza de contar con su aprobación y su complacencia, todo será un poco menos gratificante. Se ha muerto, detalla Diego Manrique en El País, víctima de una enfermedad detectada días antes, sin tiempo siquiera de saber que la padecía. Estoy enfermo, cómo envejezco; lo escucho esta noche y se me antoja un afilado guiño a su propio destino. Que las rocas le sean leves.

Anuncios

5 comentarios en “Contra las rocas

  1. Algo me decía que ibas a escribir algo al respecto y ha sido agradable saber que no estaba equivocado.
    Ayer no me regañaron en casa por mal cantar de forma cansina aquel Come Prima, solo hubo el comentario haciendo mención a nuestra temprana edad para morir sin que se diera salida al pensamiento posterior.

    Mi amigo Juanjo con mucho sentido me dijo hace horas que lo mejor que podemos esperar del año que viene sea el vivirlo…. que lo vivamos, saludos a todos.

  2. Tampoco a mí me ha sorprendido que a ti la noticia te haya dado que pensar y que sentir. Parece que al final en estos mundos supuestamente virtuales de internet se filtra más alimento para la intuición de lo que parece.

    No hay mejor modo de cantar Come prima que así, en bucle, sin parar hasta hartarse uno mismo o hartar a quien se tenga al lado. Y alargando mucho las vocales y haciendo gestos. Vivamos el año que viene, sí, qué menos. Salud, compañero.

  3. Albert, anoche puse yo «Escenas olvidadas» en el Chopsuey y aún no había visto esta nueva entrada. Estuve a punto de poner «Come prima», pero solo porque ya había puesto «No mires a los ojos de la gente» el miércoles. En realidad, no sé por qué me sorprende, pero sí me emociona un poco. Ganas de emocionarse a lo bobo y de seguir con los funerales, que son los de todos (y que seremos solo un millón) los que tenemos los discos de Golpes Bajos en algún sitio especial.
    (Felices fiestas y próspero año nuevo completamente en contra de las rocas).

  4. Las cosas de la educación sentimental, Procu. Sorprende y emociona un poco descubrir que se comparte con otros esa huella que uno cree tan propia e incluso tan íntima, cómo no. Muy feliz año también para usted, por supuesto.

    S., lo leí esta mañana y me acordé inmediatamente de tus comentarios sobre el peligro de esas playas. Hay que joderse, sí. En cualquier caso, los franceses parecen tenerle poco respeto al mar: en Formentera asistí desde la orilla al rescate del cadáver de un submarinista parisino al que media isla le había advertido de que el lugar en el que se empeñó en bucear era de altísimo riesgo.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s