Hablé con él por última vez a finales del pasado mayo, a propósito del breve texto que colgué aquí en esas fechas para presentarles un vídeo. Me llamó a casa para reprocharme una vez más, con su buen humor habitual, mi desafecto por el grupo británico Queen, del que era un auténtico fanático, de esos que recorrían Europa y parte del extranjero con el único objetivo de presenciar sus actuaciones en directo.

Durante la conversación, que procuró alargar para mantener viva una más de las discusiones bizantinas de las que tanto disfrutaba, acabó por confesar que tenía un reproche para su amada banda: jamás se atrevieron a interpretar Bohemian Rhapsody completa en directo. “Siempre se saltaban el intro a capela y la parte operística. Moriré con la frustración de no haber escuchado nunca entera mi canción favorita en un concierto”, me dijo entre risas y toses. “Tengo entendido que ahora hay una rubita americana que se ha atrevido con ella, que la interpreta entera en directo; si es cierto, sería la primera vez que alguien lo hace”. No recordó el nombre de la rubia, pero prometió buscarlo en Youtube y pasarme el enlace.

Hace un par de semanas Cristina telefoneó al despacho para comunicarme el fallecimiento de su padre, a quien siempre acompañó puntualmente a todas y cada una de sus sesiones conmigo, dos días a la semana durante casi diez años. El Almirante fue un hombre bueno. De él, de su hija y de alguna otra cosa me propongo hablar aquí próximamente a los amables y pacientes lectores que sigan asomándose por este blog. Mi verano bien, gracias. Buen fin de semana para todos.


Anuncios

14 comentarios en “Easy come, easy go

  1. Dile a tu colega que somos muchos los frustrados por la misma causa… mejor no le digas nada puesto que lo sabe.

    Sobre lo que te dispones a contar sobre Cristina, supongo que no serás tan cerdo de hacerlo sin su consentimiento, aunque bien es cierto que te veo muy capáz de ello.

    En lo concerniente a la versión de la rubia monina… y aunque no soy amigo de las versiones no personalizadas, está bien… saludos de nuevo chaval.

  2. Queen…uno de mis grupos favoritos al que nunca llegué a oír en concierto… Gracias Albert por traerlo a mi memoria y, sobretodo, por seguir publicando este blog que me permiten reencontraros después de demasiados meses sin dejarme ver…. besos para todos los que me recordáis y para los que no, también…

  3. Lunera, eres peor que mi jefa. Y encima no pagas 🙂 Gracias por volver, niña.

    Un besazo, Secre. A currar, que si no Lunera nos regaña. Me alegro de tenerte otra vez por aquí.

    Miguel Ángel, Miguel Ángel…con ese nombre no te conocía, pero me suena tu cara muchísimo, chavalín, y me alegro mucho de verla de nuevo, porque hace mil años que no sabía de ti. Yo generalmente lo hago todo con consentimiento, y si no lo tengo, meto sólo la puntita. Esa es la idea, luego ya voy viendo sobre la marcha. La rubia monina tiene talento, sí señor. Un abrazo.

    ¿Quién se va a olvidar de Nosek? Un gustazo verte asomar de nuevo por aquí. Gracias a ti por dejarte ver. Muchos besos.

  4. no me des las gracias que no tiene merito.. yo no he vuelto.. creo que era la única que no se habia ido jajajajajajaja.. y he aprendio a que eso no me afecte, asi que.. gracias a ti, en todo caso, por no desaparecer.

  5. Lunera, segundo aviso: cualquier día de estos me olvido de la castidad y te planto un beso de tornillo. Con tu consentimiento o sin él.

    Coño, Miguel Ángel, eres un tío guapo. A esto se llama dar la cara, sí señor. Saludos.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s