Está bien, mejor que nunca, dejando atrás los años negros. Y sin embargo ha hablado muy poco durante la cena para cuatro, que ella misma ha preparado en mi cocina. Tal vez la cháchara incesante de Rosa ha conseguido aturdirla, o quizá es solo que aún se siente incómoda en mi presencia teniendo a Tinín a su lado. Me ha parecido percibir que ambos han evitado consciente y discretamente cualquier muestra de afecto entre ellos. Esperaba que se ofreciese para cortarme el pelo, pero no lo ha hecho y he preferido no pedírselo, a pesar de que ciertamente me vendría bien, especialmente para los ratos en que hablo con la mareta usando Skype; Carles pasa una par de veces a la semana por Vallvidrera con el portátil para que ella pueda verme, y hasta mi padre se levanta a veces del sillón para asomarse a la webcam y saludarme.

Antes de marcharse, Susi me ha enseñado trucos para manejar mejor las muletas, para evitar las rozaduras y el cansancio en los brazos. Son las suyas, las que hace tiempo dejó de necesitar, las mismas que la he visto usar periódicamente durante años. Cuando se han ido, Rosa se ha divertido un rato haciéndome preguntas sobre ella, sobre las razones de la ruptura, sobre si me pican o no los celos viéndola con mi amigo. Se ha aburrido pronto de mis escuetas respuestas y ha cogido el ordenador para echarle un vistazo a la progresión del número de sus seguidores en Twitter. Mucha gente cuelga allí buena música. Me ha ido poniendo las canciones que más le gustaban y hemos acabado casi por pelearnos a propósito de una de ellas. Rosa la quiere para adornar su blog y a mí me apetecía compartirla hoy con todos ustedes. Ha terminado por ceder, de modo que si lo que tienen a bien escuchar les gusta, es a ella a quien deben agradecérselo.

No sé nada de esta banda parisina más allá de lo que Rosa me ha contado apresuradamente: que sus tres primeros integrantes se conocieron componiendo bandas sonoras para películas pornográficas, que a los tres últimos los reclutaron en My Space -otra de las redes sociales de éxito en internet- y que, al parecer, la muy premiada película francesa The Arstist ha contribuido a poner de moda este tipo de música. El viernes 5 de marzo de 2010 escribí esto en otro post: “Comprueben ustedes si están muertos. Lo de abajo es como el golpe en la rodilla en la consulta del médico: si escuchándolo no se le mueve al menos un pie involuntariamente, hágaselo mirar”. Hoy repito esa recomendación y constato a vuelapluma que desde entonces han pasado más de dos años de blog. Es posible que este lugar sea una de las tareas a las que he dedicado más constancia y -ejem- continuidad  a lo largo de mi vida. Gracias a todos por propiciarlo con su presencia. Bailen, ustedes que pueden. Buen fin de semana.

Anuncios

10 comentarios en “Electroswing

  1. Curiosas esas situaciones, ciertamente las escuetas respuestas denotan cierta inquietud que bien podrían traducirse como celos, cierto… pero que te voy a contar yo sobre eso, estaría cojonudo, pero además de un seleccionador de futbol todos tenemos dentro un sicologo escondido y por supuesto a la menor ocasión deja su visión personal con la ligereza de quien tiene en su poder la verdad absoluta.

    La canción está bien, Rosa tiene mi agradecimiento.

    Buen fin de semana, me daré un paseo a tu salud.

  2. A pasarlo bien y a descansar, molía.

    Marpart, yo me quedaría sólo con lo de la “cierta inquietud” sin más, que queda así como más ambiguo y elegante y me deja en mejor lugar. Por lo demás, claro que tienes licencia para diagnosticar: los dentistas no se sacan las muelas a sí mismos. Ay joder, esos paseos…disfrútalos, y gracias por el brindis. Abrazos.

    ¿Andas pocha tú, Invisibla? Pues vamos a cuidarnos bien, que la cosa está que arde. Mejor ni decimos que nos duele, no vaya a ser que nos cobren por quejarnos. Besos, guapa.

  3. Dos años… hay que ver cómo pasa el tiempo. Voy a escuchar a esta gente y si me gusta, y sin ningún tipo de complejo, hago lista para mi blog 🙂
    Feliz semana, Chico Guapo

  4. Efectivamente, jefa, dos años largos desde que volé del nido. Ya me dirás si te gustó Caravan Palace. Besos.

    Cierto, Nerea, se puede. De hecho, mira, me has dado ganas, ahora me voy a poner otra vez la canción y voy a menear un rato la melena y hasta la pierna sana. Lo que pasa es que así, con estas ganas de bailar, cómo voy a escribir con asiduidad? 40.000 y subiendo: buen trabajo, secre. Molts petons, maca.

  5. No me llames jefa, da de comer a tu blog que se come los comentarios (dejé uno aquí hace unos días y no está) y sí, me encantó, hice lista con él y la colgué en mi blog. Gracias.
    Un beso, Chico Guapo

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s