Un señor normal, un tiempo normal, pasando normal por un día más de plomo. Yo ni siquiera era todavía un señor. Regresaba de la universidad, solo, de pie frente a una de las puertas del tren en el que viajaba; distraído en mi propio cansancio y mi propia rutina, veía desaparecer gradualmente las luces de la estación que abandonaba cuando un convoy en dirección contraria alcanzó al mío, cruzándose ambos durante un instante en medio del túnel, como tantos otros cientos y aun miles de veces ha podido ocurrirle a cualquiera que haya viajado habitualmente en metro, como en tantas ocasiones me había sucedido a mí mismo. Durante los breves segundos que duró el cruce de trenes en el interior del túnel lo entendí todo. La esencia de la materia, el difícil carácter de Marta, los motivos de los desconocidos, la naturaleza del universo. Todo son decimales, espirales, animales. Son cristales en un globo. Escucho obsesivamente la canción del vídeo desde hace semanas. Como si hubiese perdido dentro de ella algo que no puedo recordar. Con la misma sensación de quien sale de casa convencido de que olvida algo que no es capaz de concretar.

Yo aún vivía en Barcelona cuando Josele Santiago frecuentaba La Vía Láctea, uno de los legendarios bares de copas del barrio de Malasaña, en Madrid, antes de fundar Los Enemigos, probablemente el mejor grupo en la historia del rock en español. Mónica lo veía allí cada noche, ensimismado, huraño, apartado de todo y de todos. Están pasando cosas que solo yo puedo ver. Constantemente. Cosas que nadie querrá creer. Que solo pueden ser señales.

Buen fin de semana para todos.

Anuncios

6 comentarios en “Vértigo

  1. Yo estuve también en la Vía Láctea y entonces no era aún una señora, ahora sólo lo parezco. Comprendí muchas veces en sitios absurdos muchas cosas que se me aparecían como un flash de los que te iluminan y te hacen sonreír por la torpeza de no haberlo visto antes tan claramente. Yo también veo señales y cosas inexplicables que no pueden contarse porque nadie querría creerte, y procuro hacerles caso, nunca son baladís.

    Feliz finde, Chico Guapo.

  2. muchas veces pasa, si, q ves cosas y lugares de un modo que antes no habias captado; pasa de modo fugaz pero la sensación hace encajar las cosas. Con las personas pasa tambien con consecuencias mas serias o no. Gracias Albert, se feliz tu tambien.

  3. Yo también iba a la Vía Láctea hace mil años (cuando todavía había una posibilidad de que algún día me convirtiera en una señora). Pero entonces no sabía que existía Josele Santiago (y lo más seguro es que él ya no fuera por allí).

    Gracias por la canción. Y por tu texto. Reconozco ese momento que describes. Aunque no puedo ubicarlo en mi propia vida, estoy segura de haber tenido uno así alguna vez.

  4. Aporiaox: lugares, cosas, personas; sí, tienes razón. Todo encaja en esos destellos. Y todo es lo mismo. Muxus.

    Hace mil años de todo, K. Gracias a ti por pasar por aquí, sabes que me gusta verte. Abrazos.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s