No hay tiempo que se deba perder justificando un retraso, dicen que decían en Carabanchel. Será un placer relatarles dónde he estado -aunque pueden verlo arriba-, a qué me he dedicado -abajo tienen alguna pista- y qué me aconteció en este tiempo que pasé alejado de su grata presencia, amables e improbables lectores de agosto. Todo a su tiempo. Mientras tanto, acuso recibo de los mensajes que algunos de ustedes me enviaron privadamente, preocupados o intrigados por mi ausencia, mensajes que agradezco tanto al menos como el discreto silencio de quienes no escribieron. Albert regresará en breve. Permanezcan atentos.

Ah, por cierto: como ven, encargué algunos cambios durante mi viaje. Espero que se sientan cómodos. Hasta pronto.


Anuncios

8 comentarios en “¿Por dónde íbamos?

  1. A la vista de ese paisaje y la actividad que te traes entre manos, supongo que no tienes prisa en volver.
    Un saludo.

    (Súper acogedor y art-decó, el estilismo del chiringuito, oiga)

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s